sábado, 26 de marzo de 2016

ECOS DE UN PASADO DISTANTE.



ECOS DE UN PASADO DISTANTE.


Tan sólo el que lejos viajó, y por muchos lugares anduvo, sabe con qué juicio rige cada uno, pues aguda mente es la que él tiene... “
Snorri Sturluson-El Hávamál Las palabras de Óðinn, Los dichos o el Discurso del Altísimo, del Antiguo Edda o Edda Poético (Sæmundʹs Edda).




Complejo y enrevesado es el dibujo del tapiz del destino tal y como tienen a bien tejerlo las Nornir. ¿Donde esta la causa de que muchos de nosotros caigamos bajo el encanto de ciertas voces con timbre de deidad ?, ¿cual es el oscuro motivo que nos impulsa a transitar senderos por largo tiempo olvidados?. Lo cierto es que algunos de nosotros respondemos a un antiguo llamado, el canto de lo salvaje; ello nos mueve a rastrear las viejas huellas de quienes hollaron los senderos de los antiguos dioses brujos.


En alguna parte del interior de nosotros mismos se esconde una semilla, el día en que esta germina y da a luz su fruto, algo se despierta en nuestro interior. Nos da igual que no tenga sentido, poco importa lo irracional que a nuestra mente pueda antojarsele ese llamado. Nos vemos impelidos a acudir al reclamo de su canto. Son los Dioses quienes eligen a quienes han de servirles y no al revés, el destino está marcado para todos, el libre albedrío existe por supuesto, más solo consiste en la posibilidad de decidir entre aquello que se nos ofrece.
Cuando se dice que nosotros somos arquitectos de nuestro destino, se hace referencia a nuestra capacidad para entender aquello que nos está reservado. Algunos no encuentran su destino nunca, jamás caminan en consonancia con su verdadera voluntad.



En secreto, cuando no directamente en voz alta, la gente clama por vidas vibrantes, llenas de aventura, sueñan con ser diferentes, suspiran por vidas llenas de misterio y gentes interesantes. La mayoría sin embargo, no tiene el valor suficiente para pagar el precio, para entender la renuncia que esto implica. Seguridad, estabilidad, equilibrio, certidumbre, son cosas que a menudo desaparecen de nuestras vidas cuando se sigue a los antiguos dioses. Las valkyrjur no reclaman a nadie que tenga una “muerte de paja”.


Ese sentimiento oculto que despierta en nosotros sin previo aviso, que nos acompaña desde niños y solo una vez ya adultos escuchamos; es un regalo divino, una sagrada forma de herencia. Es un hilo conductor que nos une a nuestros antepasados y nos conecta con quienes vienen tras nosotros. Este don, pues de un don se trata, se ha de disfrutar tanto como sufrir, en ocasiones en soledad y silencio.


¿ dónde están las señales, los signos, los presagios ? claman algunos … Los tiempos y los nombres cambian, más no así las marcas para quien sabe verlas. Sincronismos es el nombre que algunos les dan en estos días. ¿ Se ha de ser alguien especial para ser el elegido inquieren algunos?, ¡no! es la respuesta. Solo has de concederte a ti mismo la posibilidad de llegar a serlo, pues el germen del cambio está presente en todo ser. Las voces de los dioses a todos hablan, algunos están sordos, para otros es solo un susurro, pero quien se esfuerza en entenderlas acaba oyendo el trueno.


A quienes un paisaje, un olor, o el sonido de unas flautas, tiempos salvajes pasados evoca. Los que no pueden evitar montar el ritmo de un tambor como si cabalgaran el trueno. Quienes gustan de la noche, el viento, el invierno y las aguas. Aquellos que trabajan con el Amor del artesano y viven sus días con la alegría de los bardos.
A todos esos ya les están hablando.
Algunos dicen que los dioses solo son hombres inmortales y los hombres simples dioses mortales...


Fotografías; películas “The Witch” y “El proyecto de la bruja de Blair”

No hay comentarios:

Publicar un comentario