sábado, 21 de febrero de 2015

Entrevista a Daniel Noctis- I.D.S ( Iglesia de Satán )

Universidad Complutense de Madrid.
Investigación en formación de Diferencias Individuales


SENDERO DE LA MANO IZQUIERDA: ONTOLOGÍA DEL SATANISMO - Entrevista a Daniel Noctis, representante de la I.D.S ( Iglesia de Satán )

29 de Enero de 2015 a las 19.00 Horas.
Esta es una entrevista que me realizó un compañero del sendero de la mano izquierda perteneciente a la Universidad Complutense de Madrid, en ella se abordan diferentes tópicos frecuentes sobre el tema del ocultismo en su variante del Sendero de la Mano Izquierda ( LHP), y algunas de sus ramas mas representativas.








JAVIER – Bueno Daniel. Antes de nada, agradecer tu voluntad participativa para este estudio ya que pues es un placer contar contigo como experto en el ámbito del ocultismo y más concretamente en el sendero de la mano izquierda.

Daniel – Yo te lo agradezco igualmente, no es una costumbre común cuando tratamos temas relacionados con el satanismo o el sendero de la mano izquierda, el preguntarnos a los propios satanistas sobre nuestras creencias

Javier – Exactamente. Pues eso es lo que vamos a intentar ver, cuál es la visión de una persona que esté dentro del fenómeno y lo viva desde dentro para comparar o saber cuáles son las diferencias con lo que la gente de fuera suele pensar. Aparte de ello, eres una persona clave ya que eres uno de los representantes de la Iglesia de Satán aquí en España

Daniel – En efecto.

Javier – Y también has formado parte de algún movimiento pagano concretamente la Pagan Federation International.

Daniel – Sí.

Javier – Pues si te parece comenzamos un poco en el ámbito de los movimientos ocultistas o religiosos: a menudo se habla de la dicotomía del sendero de la mano izquierda, el sendero de la mano derecha. Bueno, pues me gustaría saber qué puedes contarnos al respecto.




DANIEL – Bueno, hasta donde yo conozco , en lo relativo al origen del término del sendero de la mano izquierda tiene su principio en las doctrinas indias. Está relacionado con el tantra y con casi todas las formas de yoga. Dentro del yoga, existen dos caminos: uno que llaman Dakshina Marga, que sería el camino de la mano derecha y otro que es el Vama Marga que sería el sendero de la mano izquierda. En relación al yoga y al tantra esto simplemente marca una diferencia en lo relativo a las practicas que unos y otros ejecutantes de cada camino llevan a cabo. Es decir, el camino de la mano izquierda en yoga permite el consumo de carne, el fumar,etc,… una serie de cosas que están prohibidas o son consideradas perniciosas o no útiles en lo que sería el sendero de la mano derecha (ésto en lo relativo al origen del término ahí en la India).


Probablemente, su incorporación a lo que es el pensamiento oculto occidental es consecuencia de todos los ocultistas de finales del XIX: Dion Fortune, la OTO, Aleister Crowley… que empezaban a incorporar determinadas prácticas orientalistas (como las denominaban ellos) a la práctica de sus respectivos movimientos ocultos A mí, la acepción o lo que me parece más acorde para occidente, sería “adepto de las artes oscuras”.
Esto da lugar a muchas interpretaciones que dependen de cómo concibe el término el oyente. Se podría decir que el sendero de la mano izquierda, engloba todas las prácticas consideradas “artes oscuras” , es decir todas aquellas prácticas que son transgresoras, antinómicas, o van contracorriente de lo que moral o socialmente está considerado como correcto por la sociedad.

Javier – Entiendo. Entonces, ¿se podría decir que la diferencia entre ambas está básicamente en términos éticos, morales o podría haber algo más allá?

Daniel – Cuando empezamos a hablar de ética o moral la cosa se complica... Términos como bueno y malo, en la visión maniquea que tenemos en occidente son fruto de una herencia judeo-cristiana. Los conceptos del bueno y el malo enfrentados entre sí.

La moral o lo que es considerado bueno o malo por una sociedad, depende en gran medida del concepto de moral que tiene la sociedad en una época determinada. Por ejemplo, si nos remitimos al Egipto antiguo, cosas como el incesto entre las familias de los faraones estaban contempladas como algo normal. A día de hoy, nos parece una aberración por motivos éticos, aparte de por la endogamia resultante. Se podría decir entonces que aparte de motivos morales y éticos, el que los senderos oscuros lleven a cabo y busquen su camino o sus formas de expresión a través de fórmulas y prácticas que son consideradas transgresoras o prohibidas, es porque buscan romper una serie de condicionamientos, otra gente puede ser perfectamente capaz de integrarlos o de sublimarlos a través de otros senderos, pero nosotros pensamos que el choque psicológico que supone el enfrentarte con según qué cosas, facilita bastante nuestra labor en ese sentido.

Dentro de lo que es el sendero oscuro, en concreto del tipo de satanismo en el que yo milito, la orientación que le damos a las prácticas mágicas está más cerca de un concepto psicológico que sobrenatural. Tiene bastante relación con la psicología tal y como la entendía Carl.G.Jung, con lo que él vino a llamar “proceso de individuación”, que no es otra cosa más que enfrentarnos a esa parte de nosotros mismos que el denominó “la sombra”.
Casi todos nosotros, hemos sido educados por esa amalgama de circunstancias que componen nuestros educadores, nuestros padres, el entorno social, la moral imperante, el tipo de país en el que hemos nacido, etc. Vamos arrastrando una serie de complejos y negaciones de nosotros mismos, tabúes que es interesante enfrentar, lograr integrarlos en nuestra existencia, vencerlos de alguna manera. En el fondo, como reza la inscripción del atrio del templo de Delfos conocernos a nosotros mismos.


Javier – Entiendo. Como las limitaciones socialmente impuestas que podrían condicionar de un modo u otro el desarrollo de un individuo ¿no?


Daniel – Exactamente. Por poner un ejemplo un poco banal y más cotidiano: la mujer. El rol de la mujer, su papel en la sociedad contemporánea, ha visto, afortunadamente, un notable cambio, (aunque aún queda mucho por hacer) a la hora de vencer el rol social en el que hasta hace relativamente pocos años, estaban encuadradas las mujeres. Este sería un ejemplo cercano y que lleva demasiado tiempo siendo pospuesto.


Javier – Sí, pero totalmente prototípico de lo que vienes diciendo. Cómo los condicionantes externos, sociales pueden limitar la libertad de una persona de expresarse tal y como es y liberar su potencial


Daniel – Algo desgraciadamente todavía muy corriente, en este y otros campos..


Javier – Bueno, pues me gustaría preguntarte, si tuvieras que ofrecer una explicación sobre qué es el satanismo a una persona totalmente ignorante al respecto ¿Cómo definirías este fenómeno?


Daniel – Bueno, voy a intentar explicarlo de una manera clara. Para empezar, tendríamos que dejar claro cuál es la acepción o el sentido que le damos al término satán.
Hemos de tener en cuenta que a día de hoy, generalmente, cuando le preguntas a cualquier persona qué entiende por “satán” o por “satanismo” lo primero que le viene a la cabeza es una imagen estereotipada, un cliché que es fruto y herencia de la imaginación de los inquisidores medievales, de la imagen del satanismo que ha dado la Iglesia.
Se podría decir de alguna manera, que preguntarle a la Iglesia sobre satán sería como preguntarle a los nazis qué opinaban de los judíos... De ahí, que en nuestras primeras palabras, lo primero que he hecho ha sido agradecerte la oportunidad de que se nos dé una oportunidad de explicar por nosotros mismos qué es satán.


En la Iglesia de Satán no concebimos a satán como un ser real existente o una suerte de criatura sobrenatural. Para nosotros es un concepto, una idea antigua, universal, y por tanto poderosa. Se podría decir que es un arquetipo que conjuga a un nivel simbólico un conjunto de significados que nosotros queremos reivindicar.
Frente a una fe ciega como la que determinadas iglesias promueven, satán es inteligencia y sentido crítico. Nosotros somos una corriente de pensamiento racional y no fomentamos ni supersticiones ni ningún tipo de miedo infundado. Creemos en la preminencia de la razón frente a la pasión aunque ambas son consideradas facultades valiosas en toda persona.


Javier – Entonces, sería como una perspectiva integral ¿no? El ser humano acepta tanto su corriente más racional como sus instintos o pasiones como estás comentando.


Daniel – Exactamente. El negar o reprimir la parte irracional de las personas solo acarrea compulsiones y trastornos, nosotros somos partidarios de integrarla en un equilibrio perfecto. Ni dejar que nos domine ni intentar erradicarla...


Satán es quien tienta a Eva a probar la fruta prohibida del Árbol del Conocimiento. La capacidad de conocer precisamente junto a la inteligencia, es una de las facultades innatas del ser humano y que permiten que éste se desarrolle. Entonces, solamente una filosofía absolutamente oscurantista de corte medieval y con unas ideas atrasadas, podría considerar como pecado algo como es el conocimiento, y a la vista está, históricamente hablando, toda la serie de trabas que fue poniendo la iglesia a la ciencia al empezar a poner en tela de juicio muchos de sus dogmas.


Igualmente , se habla de satán como el adversario, (es otro de los simbolismos que se le atribuyen), y frente al poder absoluto de dios o de cualquier forma de totalitarismo satán seria resistencia, una resistencia infinita. Entonces, resistir frente a una autoridad divina como es el concepto que de dios nos vende la Iglesia es el mayor desafío que se puede concebir y un símbolo absolutamente inspirador. Es indicador de fortaleza de espíritu y señala que el ser humano puede sobreponerse a cualquier barrera y a cualquier autoridad.
Nosotros renegamos de cualquier aceptación sumisa de lo que es el orden y la norma porque pensamos que el individualismo y la rebeldía son cosas que forman parte de la naturaleza del ser humano, reivindicamos el orgullo propio y creemos que hay que cuestionar toda forma de orden y toda forma de control para que no nos haga claudicar en nuestras aspiraciones individuales .Todo lo que tiene que ver con obediencia ciega y resignación son para nosotros actitudes funestas porque lo único que hacen es entorpecer el desarrollo de las personas. O sea, en la Iglesia de Satán nos vemos a nosotros como el opuesto, el enemigo (aunque no nos guste mucho a veces esa palabra), el contrario.
De alguna manera completamos la figura de dios brindando balance y representando todo lo que de alguna manera ellos han querido prohibir o reprimir. Reivindicar a satán, por concluir, es reivindicar todo aquello que nos ha sido presentado como un tabú y que no podemos negar ya por más tiempo.


Javier – Parece contrastar bastante las ideas que muestras sobre vuestra filosofía con las que comúnmente son difundidas por medios de comunicación o la sociedad. El hecho de que os acojáis a un término como iglesia para definir vuestra organización ¿Podría relacionar el satanismo con la religión o podría ser considerada hasta una religión?


Daniel – En cierta manera sí, aunque existen notables diferencias. La mejor explicación que se puede dar a ello esta nuestra página web, en ella hay una seria de artículos destinados precisamente a aclarar todo este tipo de cosas. También hay que tener en cuenta que las etiquetas, si bien son necesarias y todos las empleamos, también son peligrosas.
Las etiquetas, en ocasiones, son una misma palabra que se emplea para denominar cosas muy distintas y, en otras ocasiones, son palabras distintas que se utilizan para denominar una misma cosa. Esto depende de quién emplea la etiqueta y cómo la concibe quien la escucha.
No es lo mismo un satanista que un satánico. No es lo mismo un luciferista que un luciferino. Existen otras muchas corrientes oscuras que no trabajan con ninguno de estos arquetipos e incluso dentro de estas cuatro corrientes que he mentado existen gran variedad de interpretaciones y de simbolismos muy distintos. Hay que entender que, precisamente por el fuerte individualismo y por el fuerte trabajo con el ego de las personas que es el sello de identidad de todas estas corrientes, intentar hacer una clasificación sin caer en generalidades es prácticamente imposible.


Javier – Sí, es complicado. Sí…


Daniel – Exactamente. Se podría decir que hay tantas maneras de entender a satán o el sendero oscuro, como satanistas o practicantes que recorren dicho sendero


Javier – Entiendo. Pero, a pesar de este relativismo y del carácter subjetivo del entendimiento de satán y, bueno, las demás corrientes del sendero siniestro, sí que existirían unos axiomas filosóficos. Unos principios comunes a todos ellos que encajarían un poco con lo que nos has comentado antes ¿no?


Daniel – Sí, eso es cierto. Si por iglesia entendemos que existe una cierta infraestructura, una organización y una serie de pautas filosóficas o existenciales que nos sirven de guía, entonces se puede decir que el satanismo sí es una religión. Si por religión entendemos adherirnos de una manera ciega, en formato de dogma, a esas mismas pautas filosóficas entonces definitivamente ahí no podemos considerar al satanismo como una religión.
A nosotros se nos invita primero a hacer un estudio comparado del resto de las religiones para poder hablar con conocimiento de causa, algo que normalmente nuestros detractores no se molestan en hacer, ademas se nos anima a poner en tela de juicio, también, nuestros propios principios filosóficos.


El satanismo es una corriente dinámica que es consciente de que en el mundo actual, todo está sujeto a cambio y a una evolución constante. El satanismo ha de ser algo que cambie, evolucione y, que en un momento dado, si vemos que hay cosas o conceptos que han quedado atrasados o que no nos valen, hemos de ser capaces de cambiarlos. O sea, la filosofía, la doctrina, el dogma, la creencia… todo ese tipo de cosas tienen que estar al servicio del practicante, ya no digo creyente porque como digo hay corrientes de satanismo racionales y otras que sí que tienen aproximaciones más teístas. Todo ello, como digo, tiene que estar al servicio del practicante de esas doctrinas. No el practicante al servicio de esos principios filosóficos.






Javier – El cristianismo como ha sido entendido hace 500 años y como es entendido ahora ha cambiado mucho. De hecho, si hablas con algún cristiano pues incluso te llegan a negar, a mirar hacia otro lado en cuanto a las barbaridades que han cometido en un pasado.


Daniel – Nosotros no tenemos absolutamente nada contra los cristianos. En todo caso, podemos poner en entredicho los postulados de la Iglesia como institución. No somos tampoco participes de ciertas formas de satanismo combativo, como toda esa gente que se dedica a quemar iglesias, una práctica que ni compartimos ni animamos a llevar a cabo. Creemos que ha llegado el tiempo de olvidarnos un poco de las aberraciones cometidas por la Iglesia, porque en realidad no nos interesa lo que haya podido hacer la Iglesia en el pasado. No es algo que haya que olvidar por supuesto, pero es algo que no les queda más remedio que aceptar y reconocer A ELLOS ,ya que forma parte de su historia.
En realidad son ellos los que van a la cabeza de denuncias por pederastia, no nosotros...
Animo a cualquiera para que intente encontrar condenas o sentencias firmes contra grupos satánicos como tales. Sí que podemos encontrar ejemplos de individuos que de una forma particular y solitaria llevan a cabo aberraciones de este tipo, pero son gente que se puede encuadrar como trastornos mentales. Eso es algo ya ha quedado muy claro desde los años 80 y la ola de pánico satanista que vino propiciada por muchos medios de comunicación de tinte amarillista ..


Javier – Está muy bien esta aclaración. Muy pertinente al tema porque es algo que sustenta un interés social. Y bueno, me gustaría preguntarte: desde tu perspectiva personal ¿cuáles son los principios ontológicos del satanismo? ¿Cómo se entendía la naturaleza de la realidad de este fenómeno?


Daniel – La ontologia del Satanismo es un tema complejo a la hora de intentar definirlo. Si estuviésemos hablando de una corriente de pensamiento digamos más estable u homogena, sería más fácil el detallarlos. Al ser una filosofía tan absolutamente dispar y variopinta en cuanto a como la conciben su practicantes, se me hace difícil responder a tu pregunta.
Quizás se podría decir que es una reacción, una consecuencia a una acción. Es la resistencia que siempre aparece como una respuesta natural cuando ejerces una fuerza en una dirección. Pero esto es parte de mi sentir y mi percepción naturalmente, no puedo hablar en términos absolutos.


Javier – Vale, estupendo. Entiendo.
Volviendo al tema de la realidad, algunas vertientes de satanismo como, por ejemplo, la Orden de los Nueve Ángulos o éstas de carácter más teísta ¿Habría diferencias en términos de concepción de la realidad con la perspectiva satanista que tú practicas y llevas a acabo? O sea, ¿Cabría una dualidad o más bien lo que has querido decir es que hay una realidad única pero hay múltiples interpretaciones de esa realidad?


Daniel – Hay múltiples interpretaciones de esa realidad. Pongamos como ejemplo a un luciferino que esté trabajando con cualquier tipo de entidad de las llamadas demoniacas o incluso un pagano que está practicando alguna forma de evocación-invocación de alguna de las muchas de deidades con las que trabajan.
Para mí, en realidad, creo que lo importante ya no es el origen de esa entidad, me es indiferente si dicha entidad es una potestad más antigua que el mundo, con una existencia real y que tiene una presencia constatable. Me da igual que sea un alienígena interdimensional que se pone en contacto a través de nosotros, también me da igual, así mismo, que en realidad no sea más que un arquetipo mental, una forma de pensamiento que forma parte de nuestro inconsciente colectivo. Un arquetipo de los que hablaba Jung y que solamente existe en nuestra imaginación.

Lo importante son las consecuencias de dicho trabajo. Si eso te sirve, de alguna manera, para romper tabúes, para llevar una existencia más plena, para conseguir un estado mental tal que te encuentres con un mayor animo vital para cometer toda suerte de empresas o proyectos que tengas entre manos, a mí, en realidad, me da igual que eso sea consecuencia de un juego mental al que has llegado mediante la manipulación de tu psicología, o que en realidad sea consecuencia del toque de bendición que determinada deidad o entidad ha tenido a bien otorgarte como don. Eso me es indiferente...

Javier – Entiendo. Entonces ¿el acento estaría más bien puesto en las consecuencias, no? en los beneficios del trabajo mágico como has comentado.

Daniel – Exactamente. Cuando una persona quiere llegar a algún sitio, en realidad lo que le interesa es llegar. Lo mismo le da si puede conducir el mismo el coche, le llevan en un tren, o lo recoge en autostop un tercero.

Javier – Entiendo. El hecho de que a menudo el término “magia negra” aparezca vinculado de forma negativa al satanismo como a otras intenciones dañinas hacia otros individuos ¿A qué crees que puede estar debido? ¿Qué opinas al respecto?

Daniel – Bueno, principalmente, en todo lo que atañe a la magia, la gente tiene una imagen muy estereotipada, un cliché muy “hollywoodiense” de magia al estilo Harry Potter y cosas similares. En realidad, la magia presenta otras muchas formas, normalmente, menos espectaculares y muchas veces insospechadas.

Es a consecuencia de todo esto que a la gente cuando le hablas de magia negra, enseguida le vienen a la imagen toda suerte de imágenes de películas, sacrificios, vudú… todo este tipo de cosas.
La magia en sí es una herramienta solamente. Como ya he dicho, ni siquiera muchos satanistas la practican e incluso en otras corrientes de pensamiento, (determinadas formas de paganismo por ejemplo), la magia es digamos, el equivalente a la liturgia cristiana. No tiene el papel tan preponderante que la gente le da.
Wicca, por ejemplo, no deja de ser una religión pagana. El énfasis o lo principal en dicha corriente es su religión, su credo, su entendimiento del principio que representa para ellos la dualidad del dios y la diosa. La magia, para un wiccano y para muchos paganos, en realidad es secundaria, como digo es una forma de liturgia, una manera de expresar su fe.
Normalmente, la gente el concepto que tiene es todo lo contrario: piensan que paganos y Satanistas están todo el día haciendo magia con el fin de conseguir sus objetivos . En realidad la mejor manera de conseguir tus objetivos siempre será, materialmente hablando, ponerte manos a la obra para conseguir llevarlos a cabo.

Javier – Entiendo. Interesante visión que contrasta bastante con el cliché o con el estereotipo que tiene la sociedad sobre este tema. Y bueno, moviéndonos en estos senderos, me gustaría preguntarte: los conceptos de caos y cosmos ¿Qué te sugieren?

Daniel – Bueno caos y cosmos son dos términos muy amplios y cuya definición o el cómo lo conciban las personas depende de su aproximación. No es lo mismo preguntarle a un científico que a un filósofo.

Javier – Pero desde el punto de vista de un satanista, desde tu propio punto de vista

Daniel – Te voy a hablar desde mi punto de vista porque satanistas hay muchos y cada uno concibe las cosas de una manera distinta.

Para mí, el caos significa “infinita posibilidad”. Yo siempre he dicho que el cambio es algo muy importante. Si algo caracteriza a la vida es el cambio.

La gente le tiene miedo al caos. Si nos fijamos un poco, una de las obsesiones del ser humano es la seguridad, la estabilidad, el equilibrio, el que todo permanezca inalterable. Somos participes, de alguna manera, de una especie de cultura de la seguridad. Todo hay que tenerlo seguro: el matrimonio, para toda la vida; el trabajo, estable e indefinido; la casa, voy a comprarla en lugar de alquilarla y la voy a asegurar. O sea, le tenemos mucho miedo al caos porque el caos representa cambio y, sin embargo, el caos, el cambio que trae el caos o el caos que representa el cambio es una oportunidad de crecimiento.

Todo tiene que cambiar para que se produzcan nuevas situaciones. Es decir, si tú estás aspirando a un trabajo mejor, pues obviamente algo de cambio tendrás que aceptar en tu vida. Tendrás que ser consciente que un periodo de caos va a acompañar a ese cambio. Ya bien sea porque te atreves a dejar de lado el trabajo en el que estabas hasta ese momento y te pones a buscar otro nuevo, o porque si tiene el carácter de un ascenso, dentro de ese mismo trabajo, probablemente, y de manera inevitable, se incorporen a tu día a día un mayor número de responsabilidades o tareas a llevar a cabo. Con lo cual, nuevamente tenemos cambio y caos.

El cosmos es algo bastante mayor e infinito que va más allá de lo que nosotros, como pobres humanos, somos capaces de abracar. El ser humano experimenta la imperiosa necesidad de que el cosmos y el universo mismo, sean algo lógico, mensurable, medible y cuantificable. A mí me gusta decir en plan de broma que nadie le ha preguntado al cosmos o al universo si tienen necesidad alguna de ser lógicos o mensurables. El universo y el cosmos son como son, y, si no nos gusta es nuestro problema, no es el suyo.

Javier – Vale, entiendo.
Bueno, antes has comentado bastante sobre los valores y principios asociados al satanismo. Además en términos éticos, concretamente ¿Qué podrías decirnos sobre la moral desde tu perspectiva? ¿Cómo son percibidas las normas sociales? ¿Cómo las percibes?

Daniel – Bueno, para empezar una cosa que hay que dejar clara una vez más, haciendo relación a esa imagen estereotipada que se tiene del satanismo; si los satanistas fuéramos participes de toda esa retahíla de actividades perniciosas y diabólicas que se nos atribuyen, hace tiempo que estaríamos todos entre rejas...
El satanismo es absolutamente respetuoso con las leyes de los lugares en los que viven sus practicantes, y suele ser respetuoso con las normas sociales imperantes. Ahora bien, nosotros somos también conscientes de que lo que entendemos por “bueno”, moralmente hablando, es fruto de la sociedad, de la moral social imperante en cada época. Por ejemplo, en España hace relativamente pocos años una mujer no podía ir a sacar dinero del banco sin autorización del marido porque no tenía una existencia como persona jurídica.
Entonces habría mucho que decir sobre lo que éticamente hablando está bien o está mal.

En el campo del sexo, por poner otro ejemplo que levanta ampollas y es escandaloso: nosotros pensamos que toda forma de sexo que sea consentida y entre adultos es bienvenida. Sencillamente es algo que entra dentro de la esfera de influencia individual e íntima de cada persona y no tiene por qué venir ningún tercero, ni individual, ni institución, ni estamento, que venga a decirte qué es bueno y qué es malo en ese sentido. Mientras no te cause a ti un prejuicio personal ni provoques daños en terceros que no eran participes de esas prácticas, nadie tiene por qué condenarlo.
Este mismo ejemplo relativo al sexo sería extrapolable a otra serie de cosas que tienen que ver con la vida de las personas.
Desde prácticas tan sencillas como la manera de vestir, o juzgar a la gente porque lleve tatuajes o porque no es participe de modas o gustos mayoritarios… En fin, toda esa suerte de cosas.


Lo ético y lo moral, lo que es moralmente considerado como “éticamente bueno” en una parte del mundo, en otra parte del mismo puede ser considerado algo mal visto.
Nosotros, cuando hacemos gala de cierto comportamiento transgresor, aparte de la importancia que le damos a romper tabúes a la hora de conocernos a nosotros mismos y vencer condicionamientos a los que hemos sido sometidos desde niños, es también porque muchos de ellos tienen una carga simbólica muy importante.


Sabemos positivamente que te llevas muchas sorpresas a la hora de vencer determinados tabúes, porque lejos de sentirte mal, te encuentras con que es una experiencia liberadora
Internet por ejemplo es una buena herramienta para plantearnos y poner en tela de juicio cosas como nuestra moral, lo que es correcto, y lo que no, puesto que es una ventana abierta al mundo. Naturalmente, esa búsqueda, tiene que ir acompañada de un criterio formado y educado sobre el qué buscar, el qué cuestionarnos y porqué.


Javier – Entiendo el marcado carácter crítico del satanismo y su adhesión al arquetipo de satán como una forma de reivindicar todos estos aspectos que han sido negados del ser humano. Esa es la razón principal, según lo que has dicho, por la cual los satanistas se acogen a la imagen de satán como representante de su filosofía


Daniel – Exactamente. Como portador de la luz y dador de conocimiento, como un arquetipo prometeico que nos invita a cuestionarnos toda forma de pensamiento.
La duda, el dudar de todo, es lo que lleva la iluminación, si se me permite el término oriental. La gente que no duda de nada, hace suya la primera verdad que le venden y no llegará nunca a ninguna parte. Siempre será esclavo de algo o de alguien.


Javier – Entiendo.
Respecto al origen de satán ¿Qué podrías decirme? A menudo está considerado una derivación de la tradición judeo-cristiana ¿Es esto cierto? ¿Qué opinas?


Daniel – En parte sí. . En realidad como concepto su origen es mucho más antiguo, pero en relación a lo que me preguntas creo recordar que fue San Jerónimo en el que a la hora de interpretar a Isaías (creo que 14-12) en una alusión que este hacia a propósito del rey de Babilonia, ( los babilónicos creían que sus reyes eran deidades astrales ), empezó a tergiversar y a interpretar a su libre albedrio el término del lucero del alba.


Todo surge, en realidad, de la necesidad de poner enfrente de dios a una especie de adversario o de oponente para poder culparle de todos los males del mundo.
Hubo mucha degeneración de lo que eran los cultos paganos de las ancestrales religiones naturales, siempre se ha dicho que los dioses de las antiguas religiones acaban siendo los demonios de las nuevas. Y esto es una práctica que la Iglesia llevó a cabo sin pudor ni recato alguno. Esta degeneración de antiguos cultos paganos se fue transformando hasta ser presentada como el abominable satanismo medieval que sembró el terror en toda Europa.


El origen de satán en un ámbito contemporáneo, en lo que a nuestra corriente de pensamiento atañe, lo dejó claro Szandor Lavey en la Biblia Satánica: lo empleamos más como un arquetipo, como un símbolo para cuestionarse todo lo socialmente aceptado. Se podría decir que no pasa de ahí. En lo que atañe a otras aproximaciones más teístas o en el campo de los luciferinos, ya hay otras implicaciones mucho más metafísicas.


Javier – Vale. Bueno, me interesaba bastante, sobre todo, tu visión del fenómeno y creo que ha quedado bastante clara. Por otro lado, como antes hemos tocado un poco el tema de la Iglesia de Satán y tu papel como representante de la misma, en muchas ocasiones las organizaciones o sociedades de carácter satanista han sido vinculadas a peligrosos grupos sectarios. Me gustaría saber, desde tu perspectiva como miembro perteneciente a esta organización ¿Cuáles son los objetivos de la misma y a cuál piensas que se debe el estereotipo de grupo sectario asociado al satanismo?


Daniel – En cuanto al término “secta” en su acepción peyorativa, muchas formas de credo pueden ser consideradas sectas, la propia Iglesia incluida y todas sus variantes. En cuanto a esos grupos a los que tu haces referencia, como ya he mencionado, normalmente cuando tú ejerces una fuerza en una dirección determinada, te vas a encontrar que eso crea una resistencia y que van a aparecer otras fuerzas que ejercen una presión igual y proporcional en una dirección absolutamente contraria.


Posiblemente, si la Iglesia no se hubiera molestado en diseñar y construir cierta imagen de satanismo aberrante en un intento de asustar a sus creyentes, todos aquellos que se revelaban contra esa misma iglesia no habrían militado en las filas de ese mismo satanismo aberrante, el cual por otra parte y como ya he señalado con anterioridad, lo podamos encuadrar más dentro de una serie de personas que hacen gala de iniciativas individuales enfermizas, más cercanas al trastorno mental que a las verdaderas formas de credo.


Sí que es cierto que puede haber por ahí y de hecho alguno existe, ciertos grupúsculos muy pequeños y de un alcance muy limitado que sí hacen gala de ciertas prácticas que pueden ser muy… cómo decirlo, muy inquietantes o muy impactantes para la mentalidad occidental.
Por ejemplo, me vienen a la cabeza determinadas formas de magia de sangre que impliquen sacrificios de animales y cosas así. Nosotros no las practicamos, tampoco las fomentamos (en todo lo que es la Iglesia Satán), ni nosotros ni nuestra contrapartida norteamericana la Church of Satan, de Estados Unidos.


Sí, por el contrario, existen otras formas de culto tanto satánico como no satánico (fuera de nuestras iglesias), que sí que las alientan y las practican. Otros ejemplos, ajenos a esto, pueden ser determinadas formas de vudú o sectas yoguicas de la India como puedan ser los Aghori.
Habría mucho que decir también sobre el tema del liquido vital, todo lo que tiene que ver con la sangre, su simbolismo y su presencia en toda forma de ritos, casi abarca incluso para una entrevista aparte. Nosotros no lo contemplamos como algo a incorporar en nuestras prácticas, ni siquiera necesario. Sí que hay algunos practicantes que trabajan con magia de sangre por esa carga simbólica que conlleva el líquido vital y por la fuerza como desencadenante psicológico que pueda tener su empleo en los ritos. Pero, precisamente por ese simbolismo presente, se le da una mayor importancia, y un mayor valor, a la propia sangre que a la de un tercero ya sea persona o animal.


En cuanto a lo que perseguimos en la Iglesia de Satán como institución o como entidad, lo que intentamos es crear posibilidades de expresión en las que la persona pueda trabajar libremente y sin presiones su individualismo, crecer tanto espiritual como existencialmente , sin verse sujeta a ninguna forma de coacción mediante cualquier forma de dogma o doctrina.


Intentamos crear un espacio en el que la gente pueda investigar libremente mediante toda suerte de prácticas y experiencias, en la naturaleza de las personas, en su propia naturaleza, y mediante todo esto, llegar a un estado en el que pueda llegar a ser un individuo completo.


Muchas veces la sociedad crea falsas expectativas, es mayor la imagen ilusoria de lo que creemos que podemos hacer que la realidad, que es muy distinta. La realidad es que a la hora de la verdad no podemos llevar a cabo tantas cosas ni podemos expresarnos tan libremente como quiere hacernos creer la sociedad...


Javier- Hemos llegado al final de la entrevista Daniel. Hemos tratado temas muy interesantes y la información proporcionada seguro ha sido muy constructiva Agradecemos de nuevo tu participación y queremos dejarte un espacio por sí quisieras comentar algo más que se haya quedado fuera de las anteriores preguntas. Un cordial saludo.


Daniel- Gracias Javier por la entrevista, si, quisiera concluir con algo.

Hay un tema redundante para mi pero que considero de vital importancia para cualquiera, y más si se considera Satanista, el tiempo...

Tendemos a conducirnos por la vida como si fuésemos inmortales, ademas de ello, continuamente nos proyectamos en el futuro o el pasado, olvidándonos de vivir el momento presente con plena atención consciente.

El momento presente es la única franja espacio temporal sobre la que tenemos control real, el presente es consecuencia de nuestro pasado y arquitecto de nuestro futuro. Nadie tiene manera alguna de conocer a cuanto asciende la suma de sus días, no podemos añadir más tiempo a nuestra vida, solo emplearlo. Ni el más poderoso de entre los hombres puede nada cuando la pálida muerte venga a reclamarlo.

Tengamos en cuenta esto a la hora de emplear o dedicar nuestro tiempo a algo o alguien, pues es el mayor y más valioso tesoro que poseemos.

Este preciso instante es la forma de eternidad que te brinda el presente, y es la única eternidad tangible a la que tienes acceso..




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada