sábado, 3 de enero de 2015

INDIVIDUALISMO.





"No puedo creer que Dios nos haya dotado de sentidos, palabra e intelecto, y haya querido, despreciando la posible utilización de estos, darnos por otro medio las informaciones que por aquellos podamos adquirir."


Galileo galilei






Es motivo de debate frecuente el tema del individualismo y el antinomianismo, ya que ambas cosas son características definitorias de quienes recorremos el sendero oscuro. Aparentemente nuestros gobernantes y sus modelos democráticos defienden las libertades del individuo y su libertad personal, esto es falso. Lo que se fomenta entre las personas es un espejismo de falsas expectativas, si bien es cierto que es posible destacar de entre la masa, las posibilidades de conseguirlo son notablemente menores de lo que se pretende hacernos creer.


Habríamos de añadir ademas, que muchas de las vías y canales que se ponen a nuestra disposición como medios de expresión, están manipuladas y configuradas las más de las veces, para que el individuo de ajuste a un molde especifico si quiere destacar. Esto permite a quienes ostentan el poder el asegurarse de que ninguna de estas manifestaciones de “individualidad” resulta lo suficientemente transgresora como para resultar peligrosa para alguno de sus intereses.


En el campo de las artes, concretamente en la música, podemos encontrar ejemplos de ello por doquier. No tiene sentido enumerar ninguno aquí. Es un hecho comprobado a lo largo de la historia, que quienes lucharon por portar la antorcha de lucifer se vieron obligados a enfrentarse al resto del rebaño y a quienes lo gobiernan. Los parásitos tienen miedo de la creatividad, y solo la consienten cuando pueden apropiársela o sacar provecho egoísta de ella.




Creatividad, imaginación, e individualismo, son la impronta de los dioses y atributos de un ser humano libre, todo ello provoca la ira, condena, y envidia de todas las formas de vida que, por su inferioridad, no pueden alcanzarlas. La libertad ni es para todos ni es gratis. Quienes no son conscientes de ello llevan una vida de esclavitud y consumo estúpido, y como mucho aspiran a perseguir durante toda su vida un espejismo de humo, de los muchos que venden los prestidigitadores que gobiernan sobre el rebaño.
Gracias a Coligula LaVey por mostrame este video.

1 comentario:

  1. Cierto.

    Ni las más peregrinas elucubraciones de un Hobbes o un Rousseau, en sus mundanas concepciones del Pacto Social, acertarían a adivinar la jugada maestra de “los prestidigitadores”.
    Entre otras capacidades, ese “Leviathan”, tiene pleno acceso a los dominios de la epigenética.

    Un saludo.

    ResponderEliminar