martes, 2 de diciembre de 2014

LA SACERDOTISA DEL MAR.

                                                                                                 LA SACERDOTISA DEL MAR.


"Soy ese mar sordo, infinito y amargo.
Todas las mareas son mías, y me contestan.
Mareas de los vientos, mareas de tierra adentro,
Secretas y silenciosas mareas de la muerte y la vida.
Mareas de las almas de los hombres, los sueños y el
destino Isis Velada, y Ea, Binah, Ge"
-Dion fortune-La sacerdotisa del Mar.-






La sacerdotisa del Mar es el titulo de una de las novelas de la conocida ocultista británica Dion Fortune. En el se narra el encuentro y relación del protagonista con una misteriosa mujer, la cual resulta ser heredera de un ancestral culto de la desparecida civilización de la Atlantida.


A través de sus paginas Fortune nos invita reflexionar sobre diversos aspectos de la relación entre hombres y mujeres, las raíces de muchas de las formas de culto paganas actuales, y el papel de la mujer en lo divino y sagrado.


                                                                                           "Nuestra Señora es también la Luna, llamada por algunos Selene,
por otros Luna pero por los sabios Levanah,
porque en ese nombre está contenido el número de su nombre.
Ella es la que gobierna las mareas del flujo y reflujo.
Las aguas del Gran Mar le contestan, e igualmente las mareas de los mares terrenales, y ella rige la naturaleza de la mujer."
-Dion fortune-La sacerdotisa del Mar.-

 Tenemos una deuda con la mujer...
El presente post no pretende ser un ensayo riguroso o un recorrido antropológico y religioso sobre el papel de la mujer en la magia y la religión. Más bien viene a ser una diatriba, un grito descarnado, una respuesta poética, un homenaje crudo y pasional que surge y brota desde mi interior. Experimento instintivamente la necesidad de escribirlo y así lo hago, prescindiendo de todo atisbo de razón o erudición. Sale directamente desde mi corazón y como tal lo transmito. Dejo a la percepción de cada cual el considerarlo  valido o no...




Desde que yo recuerde haber emprendido mi andadura por los senderos de lo oculto y lo mágico, la figura de la mujer como maestra, iniciadora, o acompañante, siempre a estado presente de un modo u otro. Son incontables las veces en que una mujer se ha presentado en mi vida para darme ese empujón que necesitaba para salir de mi estancamiento.


Madres, esposas, compañeras, silenciosas consejeras, cortesanas, brujas, amantes, cuantos infinitos roles y papeles de la mujer han resultado trascendentales en la memoria de los hombres.


La mujer es iniciadora, guardiana de un fuego sagrado, garante y custodio de un tiempo de aguas primordiales y adoración a la luna, la mujer es Nuit, el cielo protector que alberga todas las estrellas. La mujer es vida. La mujer es gracia y belleza en la contemplación de sus formas, es calidez y afecto, es conciliación allí donde hay conflicto. Es geometría sagrada en sus movimientos...


Quien no haya entendido las múltiples formas que puede adoptar la fuerza, es que no ha sido abrazado de verdad por una mujer, no se ha abandonado con sinceridad a sus besos, o no le ha sido dado el disfrutar de los secretos del “portal de jade”, algo que no es lo mismo que derribar sus puertas, que es a lo único que pueden aspirar algunos...
La carta de la fuerza del Tarot, representa en muchas de las barajas más populares a una mujer dominando a una fiera, Babalon montando a Therion, algo que no es casualidad.


A la mujer se le debe respeto y adoración, no desde la sumisión o la esclavitud pero adoración en cualquier caso.


Hemos perdido el sentido y la noción de lo que es sagrado, nada hay más sagrado que la mujer, místico portal por el que entramos a esta realidad material.


Olvidamos en ocasiones el poder de lo dúctil, lo receptivo, lo pasivo, lo blando, y la fuerza que reside en todos estos conceptos, todos ellos relacionados con la mujer. Pocas cosas hay más fuertes en el cosmos que el Amor de una madre por su hijo, por poner solo un ejemplo.


                                                                                                     "En el rostro de cada mujer dejad al hombre buscar los rasgos de la Gran Diosa, observando sus fases a través del flujo y reflujo de las mareas a las cuales el alma contesta; escuchando su llamada."
-Dion fortune-La sacerdotisa del Mar.-


Es absolutamente lamentable que en los albores del siglo XXI, todavía se cuestione el papel de la mujer en muchos ámbitos. Cierto es que existen manifestaciones y reivindicaciones de dicho papel, que son cuestionables o estúpidas en su extremismo, algo que no deja de ser respuesta a una acción igualmente estúpida en sentido contrario, ejercida por el en exceso todavía patriarcal enfoque de los tiempos actuales.


No podemos hablar de “ liberación de la mujer” sin tener que reconocer entonces que la hemos tenido presa, no podemos condenar determinadas manifestaciones sexuales, sin reconocer igualmente que hemos condenado y demonizado muchas de dichas manifestaciones sexuales...


Tengo la firme convicción de que, por lo menos en ciertas esferas y conciencias, esto esta cambiando. Muchas y muy antiguas son las fuerzas que están siendo ejercidas en esta dirección. Gracias a ellas podremos recuperar un antiguo rito, mas viejo que la memoria del hombre, más antiguo que la caricia del mar. Podremos entonces entender la verdadera dimensión de lo que acontece cuando un hombre y una mujer que son de corazón participes de lo anteriormente mencionado se encuentran, las fuerzas despertadas son atemporales y su alcance y dimensión trasciende el alcance de la comprensión que como simples seres mortales tenemos de ello.


Pues en encuentro semejante es el propio cosmos el que nace, fruto de una unión que tiene el carácter de verdadera comunión sagrada...

Fotografia de encabezamiento by Dani García Corrales , Modelo: Lucía Acosta

1 comentario:

  1. Querido Daniel, la mujer es la voz de nuestra alma, gracias a ella podemos llegar a traer a la esfera de nuestra consciencia, aquello que todavía no ha sido pero que bulle e impulsa desde lo potencial en las profundidades, ansiando llegar a ser... manifestación.

    Un fuerte abrazo hermano y mi enhorabuena por este texto en el que palpita la vida misma.

    Manon

    ResponderEliminar