domingo, 6 de octubre de 2013

BAJO EL ALA DEL CUERVO.

                                                                                                                      Esto que voy a compartir con vosotros es fruto de un impulso accidental, no es premeditado, es algo que me ha ocurrido recientemente y que yo no tenia previsto. Como suele ser normal, estas cosas acaecen cuando dejas de buscarlas conscientemente, que es el momento en que no te atas al resultado de las cosas, y tu subconsciente queda libre para trabajar en el Astral.                                                                                                                      Ahora bien, la relación con los dioses y la aproximación a estos, es algo de naturaleza muy personal, y siempre se ha dicho que son los dioses quienes nos escogen y no al revés.
 


                                                                                                                                    El como tiene lugar esto es diferente para cada persona, no hay dos llamadas iguales, pero cuando ocurre no hay error posible. La fuerza de este llamado es algo que “ a Posteriori “ se refleja en el trabajo del mago y su orientación.                                                Individualmente yo ya experimentaba una fuerte resonancia con las tres deidades del templo, algo que me ha permitido trabajar con ellas y construir este espacio, junto con Manon y Shaaghar,  y que hemos tenido a bien llamar Templo de la Luna Azul. Ahora bien, mi persona estaba incompleta en algo, y es que a pesar de mi indudable gusto por el politeísmo, algo bastante común en el sendero oscuro, carecía de la figura de una deidad principal y única a la que dirigir mi devoción personal. Nótese que hasta aquí, cualquiera de las dos aproximaciones, tanto la Psicológica como la Teista, son absolutamente validas.




Pues bien, uno de estos días, cuando yo ya me encontraba un tanto desgastado por la combinación del trabajo del templo, mi propio trabajo mágico individual, y la vida cotidiana, me dispuse a emplear un rato en realizar el ejercicio de la postura del loto. Es decir, solamente quería relajarme un poco, vaciar la mente y practicar la respiración. Todo ello desprovisto de cualquier tipo de intencionalidad mágica. Me hallaba delante del altar, respirando, cuando un nombre acudió a mi mente, insistentemente, hasta el punto de  que me vi impelido a comenzar a entonarlo cada vez mas fuerte hasta que vibraba  la ultima fibra de mi persona...¡ Mor rioghan, Mor rioghan, MOR RIOGHAN !... La Diosa Celta de la muerte y la Batalla...                                                                                                                                                                 Fuera del articulo que redacte en el blog con una invocación para ella, yo no me había fijado más en la Gran reina, ahora quiero pensar que la redacción del articulo no fue casual, probablemente un reflejo subconsciente, algo que en ese momento era un embrión...


Lo que me fue dicho, lo que percibí, lo que sentí... no puedo transcribirlo de manera fiel con nuestras groseras palabras. Baste decir que me sentí emponderado como nunca antes y tuve la absoluta certeza, sin atisbo de duda alguno, de que la Reina Fantasma me reclamaba para entrar a su servicio, mi búsqueda de deidad personal había terminado.






Una de las cosas que me llamo la atención, y que pude comprobar después, fue que la fonética que de dicho nombre vino a mi mente en ese momento de emponderamiento fue “Mor rioghan”, que es la forma arcaica de la pronunciación en irlandés actual de “Mor rioghain”. Curioso si tenemos en cuenta que yo no hablo ingles y mucho menos gaélico o irlandés, yo siempre me había referido a la gran reina como “Morrigan”...

                                                                                                                                        Naturalmente y como no podía ser de otra manera, en días posteriores he recibido indicaciones de la señora al respecto de muchas cosas, las cuales pertenecen a mi esfera personal y no relataré aquí, si diré que me dispuse a sellar mi compromiso con ella de manera formal tal y como ella me indicó. Aprovechando la luna nueva consagre en su honor un anillo de plata en forma  de cuervo, el cual adquirí a tal efecto. Dicho anillo fue manipulado por mi para introducirle un jaspe rojo y atarlo a mi persona mediante el empleo de sangre, saliva, semen, y cenizas humanas. 




Me espera un trabajo fascinante, como ocurre con casi todas las deidades celtas, al contrario que con las escandinavas o clásicas, es que tan apenas existen referencias sobre su figura o formas de culto. Esto se podría pensar que dificulta en parte el trabajo con ellas, yo prefiero pensar que deja espacio abierto para un trabajo más intimo, interior, e intuitivo con la Reina espectral...

Daniel Noctis



"La Mór Rigan recibe nombres diferentes en la Tradición irlandesa, en gaélico tradicional, y que aparecen en nuestros textos religiosos y mitológicos. El primer registro, y el más común, es Morigain, que da credibilidad a la interpretación moderna del viejo nombre irlandés - Mor Rioghan -literalmente, La Gran Reina – o nombre figurado - La Reina del Sidh.
El otro nombre que aparece, con menos frecuencia, es Morrigu; la U al final implicaría un énfasis diferente en la palabra. Mientras que en Morigain se enfatiza el aspecto Real - Rioghan - reina, el énfasis descriptivo caería en Mor. Literalmente Reina Fantasma - figurativamente - la Reina de la Gente Espíritu.

Los nombres que NO se utilizan actualmente para Morrigan son Badb,Nemain, o Macha. El motivo es que nosotros no consideramos a nuestros Dioses como distintas apariencias, o bien como diferentes aspectos de la misma deidad porque tengan una misma o similar función. Nuestros dioses tienen muchas funciones, no hay un dios del sol o de la luna...o la guerra. Creemos que cada Dios es único e independiente, con intereses tan variados
como nosotros, no un aspecto de un todo mayor. Este punto de vista se conoce como Politeísmo Duro y se refleja en los textos y mitos religiosos, donde los dioses son retratados como seres individuales y parecidos a nosotros. Nos referimos a Morrigan como Gran Reina, marcándola claramente como mujer. Realmente no sabemos si Morrigan es mujer, ignoramos si los dioses
se reproducen de algún modo específico, así que….. ¿por qué los paganos Gaélicos han utilizado un nombre femenino para describir a la divinidad? Porque el Dios muestra lo que se consideraban cualidades femeninas dentro de la cultura gaélica. Proveedora de la fertilidad, la capacidad de concebir y sus múltiples connotaciones.
Nuestros dioses tienen muchas funciones, pero por la que es más conocida Morrigan es como Deidad de la Guerra. En Cath Maighe Tuireadh – La segunda Batalla de Moytura – hace honor a su nombre - Gran Reina." 
( Autora Marta/ desgraciadamente perdimos la referencia de esta fuente para poder citarla...)

3 comentarios:

  1. Me alegro mucho, que hayas conseguido encontrar al fin a tu Deidad, siempre pasan las cosas cuando menos las buscas.

    Yo aun tengo ese trabajo pendiente. Cuando pase pasara.

    Interesante articulo Noctis, cuando hacemos un ritual es igual, el desapego es importante, (aqui te habla una que a veces el desapego le cuesta tela telita tela). Pero me alegro muchisimo que la hayas encontrado.

    Animo en el Templo!!!

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo, mis experiencias mágicas más intensas han sido en momentos espontáneos de tranquilia soledad, es entonces cuando te despojas de toda ansiedad anticipatoria y puede fluir la creatividad inconsciente. Espero que vaya bien tu trabajo con esta cautivadora Diosa.
    Salud y Poder.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante experiencia. Yo también tuve la sensación que fue el Tengu el que me encontró a mí. Creo que estas entidades de alguna manera nos encuentran por nuestras afinidades y gustos en común con las mismas.
    Por otro lado, en cuanto a lo que dice Soror Gliese, en mi opinión, el desapego no se puede forzar ni fingir, si te apegas a la idea del desapego, eso en sí es un apego. Así que, o estás apegado a la cosa en sí, o no lo estás, o lo estás y luego ya no, pero no hay manera de desapegarse por voluntad propia. De hecho Noctis lo explica claramente, no pretendía desapegarse de nada, sólo relajarse, y respirar.

    ResponderEliminar