jueves, 19 de septiembre de 2013



LOS PELIGROS DE LA DIFUSIÓN


                 “Sólo el gobierno es capaz de coger un papel perfectamente bueno, cubrirlo con tinta perfectamente buena y hacer una combinación absolutamente banal.”
                                         Milton Friedman

Difusión, proceso de propagación o divulgación de conocimientos, noticias, actitudes, costumbres, modas, etc




Tradicionalmente el “sistema” ( Todos ellos ) , se han preocupado de erradicar, eliminar, anular, fagocitar, redirigir, canalizar, analizar, denostar, y en definitiva neutralizar concienzudamente, todo aquello que representara la más mínima amenaza para el orden establecido en ese momento. Que el conjunto de movimientos ocultos pudiere llegar a ser en algún momento un objetivo claro es perfectamente posible. Sin embargo tenemos la impresión, de que al igual que con muchas otras cosas, ni siquiera tendrá la oportunidad...


Los motivos de esto los desarrollaremos al final de este articulo, pasamos a continuación a mostrar dos breves reseñas a modo de ilustración, son dos ejemplos de lo mencionado en el párrafo anterior.

                                                                                                                                Las sectas en USA.


Desde los años 50, la CIA emprendió varios proyectos de investigación que perseguían el objetivo de poner a prueba métodos que posibilitasen un control de la conducta de amplios sectores de la población. Aunque hicieron un especial hincapié en el uso de las drogas, cabe suponer que las futuras tácticas de guerra psicológica de la CIA encontraron  un terreno abonado para su simulacro en algunas  comunidades sectarias. En la época dorada de la revolución juvenil de los años 60, las sectas fueron instrumentalizadas en un intento de aletargar el ideario de corrientes contraculturales como el   movimiento hippie o los grupos pacifistas. Al mismo tiempo que comenzaban a brotar las primeras manifestaciones de una generación que se rebelaba frente a un sistema de valores decadente; en los barrios marginales de Nueva York y San Francisco ya se estaban gestando los primeros balbuceos de un extraño orientalismo made in USA.


Sectas. La amenaza en la sombra. Antonio Luis Moyano. Ed. Nowtilus. 2002

                                                                                                                         El Movimiento Hippie


Durante los momentos más tensos de la Guerra Fría,  la disidencia era un lujo que no se podía permitir EE.UU. Por ello, los mismos mecanismos que sirvieron para mantener las peores dictaduras tercermundistas fueron adaptados a la situación doméstica para controlar a elementos considerados como “indeseables”. En los años 60, una forma de contracultura subversiva surgió en San Francisco: era el movimiento hippie. Rápidamente dejó de ser una simple manifestación artística y cultural para convertirse en un fenómeno social y político. Pero con la Guerra de Vietnam en pleno apogeo, las minorías raciales reclamando derechos civiles, y los soviéticos multiplicando su capacidad armamentística en progresión geométrica, el Gobierno no podía tolerar a una pandilla de melenudos que complicara las cosas más de lo que ya estaban. El FBI , tradicional guardián del modo de vida americano, decidió poner a trabajar en el asunto a lo más granado de su departamento de operaciones clandestinas, el temido  COINTELPRO. Paralelamente, la CIA, puso en marcha la Operación Caos, cuyo fin era acabar con el movimiento hippie o, al menos volverlo inocuo.

Santiago Camacho  “La guerra secreta contra el Rock. Operación Caos.



En los tiempos actuales podría parecer que los medios de difusión modernos, Internet y las diversas redes sociales, facilitan la transmisión de información de un modo libre y directo.


Desgraciadamente existen unos cuantos factores negativos, que todos los miembros del sendero oscuro habríamos de tener en cuenta. Tradicionalmente, casi todos los grupos encuadrados dentro del sendero de la mano izquierda, han abogado por el secretismo y el elitismo a la hora de aceptar a sus miembros. Esta ausencia de afán proselitista tiene ahora más sentido que nunca. Cantidad y calidad nunca van de la mano. Precisamente uno de los más perfectos medios para acabar con algo genuino es ponerlo al alcance de todo el mundo. La red esta llena de desinformación, corrientes conspiranoides de enorme estupidez, y una enorme carga de banalización, consumo, y superficialidad en el acercamiento a todas las cosas.



                Actualmente aparecen grupos en redes sociales, foros, etc, con la temática ocultista en su encabezamiento, por una parte la posibilidad de contacto entre las personas es enriquecedora en ese sentido. Lamentablemente a la hora de compartir contenidos y opiniones no ocurre lo mismo. La gran mayoría de ellos no pasan de compartir fotografías o dibujos, compartir archivos sin criterio alguno, y discutir interminablemente sobre puntos de vista, normalmente superfluos todos ellos, y que solo denotan un ego adolescente mal entendido a fuerza de identificarse en exceso con sus ideas. No debemos alegrarnos en absoluto de ver como poco a poco lo “ oculto”, es cada día más institucionalizado. Llegará el día en que será moda y ese día se acabo..


       Afortunadamente existe un recurso a emplear, y es del que echamos mano todos aquellos que transitamos este sendero con verdadera actitud vital. Este recurso no es otro que el de siempre, pasar desapercibidos, seleccionar cuidadosamente a las personas a tratar, y dejar fuera a todos los tontos inservibles para las artes oscuras, sabedores como somos, de que el tiempo es la mejor criba, y de que finalmente la selección natural hará su trabajo. Las ovejas, el rebaño, acabará donde debe estar, aunque el redil que ocupe este presidido por un pentaculo invertido y sus paredes pintadas de negro...


3 comentarios:

  1. Como siempre, un gran artículo, amigo mio, y una gran verdad. El sistema siempre acaba fagocitando a todos elementos que pueden causar inestabilidad o ser una fuente de descontrol. ¿que ha pasado con los hippies, el punk, los góticos? tantos movimientos que han surgido como rebeldia al sistema y han acabado integrados en ese gran monstruo devorador. Tantas etiquetas, que solo sirven para etiquetar posturas y actitudes y el sistema engulle dentro de sí, acaban siendo rebeldias de diseño. El ser humano tiende a ser una animal social, pero sin una fuerte carga de individualismo y una pasión por Saber y Existir acaba olvidando su verdadera motivación e integrándose con el resto.

    ResponderEliminar
  2. Se sale el articulo, le da una dimension al hecho de grupos o tribus urbanas que es muy distinto al que se presentan normalmente.
    Excelente articulo.

    ResponderEliminar