jueves, 8 de agosto de 2013

APOFIS, ZEN, Y LA MUERTE .

APOFIS, ZEN, Y LA MUERTE .
"La religión del futuro será una religión cósmica. Deberá
transcender al Dios personal y evitar el dogma y la teología. Tendrá que abarcar tanto lo natural como lo espiritual, y deberá estar basada en un sentido religioso que surja a partir de la experiencia de todas las  cosas naturales y espirituales como una unidad significativa. El Budismo responde a esta descripción. Si existe alguna religión que pueda satisfacer las necesidades científicas modernas, es el Budismo."                                                                                                                               (Albert Einstein )

El tiempo es lo que debes destruir. Cada día lucharás por hacer añicos sus grilletes sobre tus sentidos. Devoralos como yo lucho por devorar el Sol. Consume el tiempo como yo consumo el día. Así te sostendrá en lugar de gobernarte. Debes ver las raíces de las cosas incluso mientras ves el completo florecimiento de todas las cosas. Si, el tiempo es la barrera sobre la que debes saltar y danzar sobre el exterior desatado, libre de su maligno abrazo. Espolvorea tu veneno sobre las raíces de los eventos para que ellos sean tus sirvientes y no tus amos. Entonces todas las cosas serán tu juego, porque estarás entre aquellos del Exterior, los Mesu Betesh, que son los hijos de Set. “                                             “APOFIS” ( Michael Kelly )

Vamos a dejar algo claro, el budismo pertenece al conjunto de vías encuadradas en los senderos de la mano derecha. Como ya mencione anteriormente, no pretendo sentar cátedra a la hora de establecer paralelismos entre el sendero oscuro y el zen. Ya advertí que estas apreciaciones están circunscritas al ámbito de mis percepciones personales.
Muchos maestros zen de la antigüedad, tanto los maestros chinos pertenecientes al primitivo budismo “ Chan “, como los monjes japoneses que lo introdujeron en el país del sol naciente, están de acuerdo en que la practica del zen, de alguna manera es “morir”. El budismo persigue la disolución del ego, su unión con la mente universal en una dichosa nada. Igualmente, los credos cristianos buscan la unión del alma con el ser divino. En función de esto, puede parecer contradictorio que un adepto del sendero oscuro, cuya practica va encaminada a la deificación de uno mismo a través del ego, se siente a meditar en Zazen , una practica meditativa encuadrada en una vía que busca la disolución de dicho ego. 

                                                                                          El budismo considera que el ego es una construcción mental, un conjunto de percepciones erróneas, sustentadas en una falsa imagen de nosotros mismos, lamentablemente la ciencia moderna corrobora esta afirmación. El ego es una herramienta más de la mente para interaccionar con nuestro entorno. No podemos dejar de reconocer que gran parte de lo que llamamos “nuestro carácter y personalidad “ responde a una cuidada programación desde que nacemos, fruto del entorno, los educadores, y la sociedad. Por ejemplo: a casi todo el mundo le puede parecer aberrante que un padre mantenga relaciones sexuales con su hija, o con su hermana; pero este Tabú social probablemente desaparecería si en lugar de vivir en el siglo XXI viviésemos en el Egipto de los faraones...

De todos modos la ciencia moderna también reconoce que nuestras herramientas a la hora de explicar el porqué de las cosas son igualmente limitadas por el entorno en el que la raza humana se ha desarrollado. Muchos de los modernos experimentos en física cuántica son irrefutables en lo que atañe a sus resultados, pero lamentablemente nos vemos imposibilitados de explicar las causas que producen determinados efectos. En definitiva, estamos en cierta manera en el mismo lugar que un salvaje primitivo que sabe a ciencia cierta que las nubes traen agua, pero achaca esto ultimo, por desconocimiento del principio que lo propicia , al dios del trueno y la lluvia de su creencia primitiva. En modo alguno afirmamos de manera categórica que nuestro paradigma sea el correcto, pero se nos ha de conceder la posibilidad de que pueda serlo, ya que no contamos con las herramientas necesarias para descartarlo o comprobarlo. El conjunto de la enseñanza budista se basa en la inherente bondad que alberga el interior del ser humano, esta es una falacia mil veces repetida a lo largo de la historia del ser humano. Es cierto que nuestra mente crea obstáculos que imposibilitan una sana relación con nuestros semejantes, pero el ser conscientes de ello, y trabajar para erradicarlos, no hace desaparecer los obstáculos que crean las mentes de todos los demás que no trabajan en el mismo sentido. En todo caso reconocemos la posibilidad de que el ser humano puede optar por una u otra cosa. Esperar que todos hagan los mismo es lo deseable pero es una utopía...

Otro postulado erróneo es que la practica forzosamente ha de transmitirse de corazón a corazón, de un maestro a un alumno. Es en parte cierto, y verdaderamente ahorra tiempo, esfuerzo, y facilita el no extraviarse por el camino. Ahora bien esta dinámica, heredada del concepto hindú de “ guru y chela “ ( Maestro y discípulo ), a nuestro entender si bien es deseable, monopoliza la sabiduría. ¿ Quien fue entonces, el maestro de buda más que el mismo ?, el propia Buda dijo:
duda incluso de mis palabras, practica ,y encuentra tu propia luz “

Nosotros tenemos la certeza de que una parte de nosotros mismos, nuestra verdadera naturaleza interior permanece y trasciende una vez desparecida la envoltura carnal que la alberga. El porqué de esta certeza, de este conocimiento intuitivo, no podemos explicarlo racionalmente, al igual que la experiencia iluminativa del buda ha de experimentarse. En este sentido determinados aspectos de la vía del Zen son de nuestro interés. Precisamente porque nuestro camino aboga por la deificación del ego, debemos asegurarnos de que este sea verdaderamente nuestro, y no pueda ser intoxicado por conceptos, percepciones, sensaciones, o construcciones mentales externas, y ajenas a nosotros mismos. Frecuentemente hemos señalado la importancia del silencio, y de la atención al momento presente, como herramienta para la construcción de una voluntad fuerte, y un discernimiento claro a la hora de trabajar con magia. En esto la practica de la vía del Zen puede ayudarnos. Obviamente, cualquier maestro Zen que se precie de serlo, señalará que la practica de Zazen no puede separarse del zen, y abordarse como una practica aparte, es cierto, también lo es, a nuestro modo de ver, Que el zen y el concepto de “ Dios “ desde un punto de vista cristiano son incompatibles; sin embargo existen personas que lo practican y mezclan alegremente. 
                                                                                                             El tronco principal de la practica del Zen se sustenta sobre el “ Aquí y ahora “, el momento presente, lo cual es cierto, el pasado, pasado esta, y en principio poco más se puede hacer que rememorarlo. El futuro es incierto, y está en construcción en base a como vivas tu presente.

Definitivamente podríamos perdernos en infinitas disertaciones sobre cual paradigma es cierto y cual no lo es, pero lo que aquí nos interesa son los motivos por los que la practica de la meditación en Zazen, son de interés para un adepto oscuro. Las largas explicaciones están de más, no es lugar este breve ensayo lugar para ello. Hay un espacio reservado a tal efecto, las enseñanzas del templo de la luna Azul, las cuales ya hemos mentado en el anuncio de apertura de su ciclo introductorio. Muchas de ellas no obstante, habrán de ejercitarse y comenzar a experimentarse en forma de practicas directas en un retiro. Quiera el padre Seth, la Gran señora de Babilonia, y el sendero de la serpiente, posibilitar que dicho evento pueda tener lugar en un futuro no muy lejano...

No estamos aquí para arrastrar a nadie, y desde siempre el sendero oscuro, espera por parte de sus estudiantes un cierto interés, inquietud, y habilidad por si mismos, para indagar e investigar sobre determinados conceptos e ideas, A propósito de conceptos como el ego, el tiempo, la consciencia, y demás, esperamos que el propio interesado indague y llegue a sus propias conclusiones. Con este fin, citaremos a continuación algunos fragmentos del “ Apofis “ relacionados con todo lo que hemos mentado aquí, que cada interesado saque sus propias conclusiones. No hemos de olvidar que el trabajo de la primera cabeza, versa sobre el control del cuerpo y la mente, algo directamente relacionado con todas las formas de meditación, incluida por supuesto la meditación Zen. Jamas podre olvidar a este respecto, como la ultima sesión de Zazen del retiro realizado esta semana, se vio finalizada contra la voluntad del maestro que la impartía. El motivo de esto fue el riesgo de que algunos de los practicantes recibiera la picadura de algunos de los alacranes ( Escorpiones ) que por allí rondaban, ( estábamos practicando al aire libre, bajo las estrellas ), curiosamente el animal que simboliza el trabajo de la primera cabeza es el escorpión. ¿ Casualidad ?, Casualidad es el nombre que le dan los seres humanos a su incapacidad para entender el orden subyacente tras el aparente caos de todas las cosas...


                                                                           ¿Deseas conocer la Remanifestación? Te hablaré de ello. El
tiempo tiene que ser devorado; vivir en un Ahora Eterno. Cada
momento en el tiempo es una partícula discreta, y con el fin de
experimentar cada matriz de posibilidad, debes destruir toda
manifestación anterior, toda relación anterior, y crearte un nueva
cada nuevo momento.
Ordinariamente, este es un proceso inconsciente y
automático, que provee la ilusión de pasar a través del tiempo.
Pero la manifestación en la matriz de los sucesos es particular, no
continua. La única cosa que posee continuidad es tu consciencia
de los estados previos. Por lo tanto, toma el control de tus
Remanifestaciones. Elige qué destruir y a qué otorgar poder, a qué
eventos y relaciones otorgar poder y cuáles hacer marchitar. Esto
está contenido dentro de la misma Llave a través de la cual me
llamaste.
“APOFIS” ( Michael Kelly )

“Persistes en tus ilusiones, aunque sabes que son falsas. ¿ No te he mostrado esto ' ¿ NO te envio el conocimiento y la comprensión que necesitas cuando es necesario ? No dudes de las profecías y sincronicidades que surgen en respuesta a tu voluntad. Algunas cosas que surgen son presagios. Una vez más ,estas enredado con el tiempo, y esto es difícil de ver. Tus sentidos deben ser desnudados y puestos al descubierto. Crearas un programa de ejercicios para restaurar tus sentidos a su estado prístino, puro y abierto a todos los estímulos. El condicionamiento y programación mental deben ser eliminados para que puedas ver con ojos nuevos, oír con oídos nuevos, sentir con manos nuevas, oler con fosas nasales nuevas y saborearas el mundo con una lengua nueva. Entonces el mundo será reforjado, los grilletes de la mente se romperán y conocerás el absoluto. Saborea la sangre de la serpiente y hablarás la lengua de las bestias...”

“APOFIS” ( Michael Kelly ) 
                                  En otro orden de cosas, y en lo que atañe a la vía del Zen como camino iniciatico dentro de las tradiciones de la mano derecha, sería falso por nuestro parte no reconocer su validez. Hasta donde alcanza nuestra gnosis y nuestra experiencia, destacamos sin lugar a dudas su aplastante validez, lo genuino de su practica, la fuerza de sus ceremonias, y la sinceridad con la que todo esto es transmitido en el templo de “ Luz serena “ por parte de su maestro y sus discípulos. Podemos, naturalmente, no estar de acuerdo con muchos de sus postulados, como no podía ser de otra manera, pero sabemos reconocer algo genuino cuando lo vemos. A fin de cuentas si alguna creencia, de las llamadas mayoritarias, ha de imponerse, esperamos que sea el budismo, ya que no solo es respetuoso y no excluyente con credos como el nuestro, y con el individuo en general, sino que sus afirmaciones no forman parte del conjunto de aberrantes despropósitos y oscurantismos medievales, tal y como lo interpretan las cabezas visibles de la iglesia y el islam. Nuestras condolencias para con los practicantes de base de dichos sistemas, que aceptan, padecen, o consienten dichos postulados...
por nuestra parte nosotros nos quedamos con nuestro paradigma, cada cual con su karma... ¡ Ho Drakon, Ho Megas !

1 comentario:

  1. Bella exposición de alguien que ha acunado en su alma el presentimiento y anhelo por el Misterio que se esconde tras las apariencias.

    ResponderEliminar