miércoles, 24 de abril de 2013

Mercaderes de misterios, mercaderes de secretos.



                                                                                         "Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer."
                                        ( Sir Francis Bacon )
Vamos a dejar algo claro, el conocimiento NO SE VENDE NI SE COMPRA, SE ADQUIERE... El conocimiento oculto que se vende no es verdadero conocimiento, es negocio. Son muchos los mercachifles de los espiritual, y el enunciado de “conocimiento oculto” es un anzuelo en el que pican muchos. Como decía Anton Szandor Lavey  “ A la gente le encantan las cosas económicas y pagaran lo que sea por conseguirlas.” El conocimiento de lo oculto es algo que se comparte con quien ha demostrado ser digno de recibirlo, no una baratija que se vende al mejor postor.

Hay demasiados “profesionales de lo oculto “, demasiados “expertos” en el tema, que de un modo u otro intentan venderte su “sapiencia”, descalificándose unos a otros. Si de verdad te guía un interés sincero por el desarrollo humano, compartes tu conocimiento con quienes te demuestran un interés, un esfuerzo y una capacitación para emplear ese conocimiento. Hay demasiado “asesor personal”, que no se diferencia en nada de los tarotistas televisivos. Quien está en una orden oculta, comparte su militancia en la misma con unos cuantos alegados, no vende su status como curriculum. Una cosa es vender un libro que tu has escrito, y otra muy distinta un novedoso método infalible en tres fases para efectuar pactos diabólicos.
                                                                Puede ser que los tiempos hayan cambiado, pero la mezquina apetencia de los seres humanos por la riqueza y la notoriedad ya vemos que no. La memoria de muchos buscadores sinceros y la de quienes les formaron, se ve manchada con los manejos de estos falsos sabios. ¿ De verdad pensáis que quienes están en contacto con la inmensidad precisan de venderse por unas monedas ?. Estos personajillos, que prestos corren a presentarse como expertos en lo oculto, demuestran de este modo su absoluta ignorancia sobre todos estos temas. Cuando se les enfrenta, raudamente esgrimen sus abultados curriculums como investigadores en tal y cual medio, ¿ que medio, la televisión ? , bonita referencia esa que muestras, un herramienta de manipulación y adoctrinamiento para el consumo, nada o casi nada se puede aprovechar de la televisión actual.                                                               Afortunadamente cumplen una función social, desviar la atención y reunir a su alrededor a quienes todavía tienen que darse cuenta de su propia ignorancia. Aprender a conducir depende de tu capacidad, no del coche en el que efectúas las practicas, de igual modo los pactos con entidades, tu desarrollo mágico, y el conocimiento del mundo oculto, depende más de tu capacidad que del camino escogido.. Ademas estos mercaderes corren otro riesgo, por casualidad un día, el caprichoso azar los pone en contacto con un retazo de conocimiento genuino, y allí es donde comienza el caos. Desde aquí alentamos a todos estos falsos ocultistas a continuar con sus practicas y ventas, tarde o temprano la mascara se desprende y son descubiertos, o su temeridad e ignorancia les hace despertar por accidente fuerzas que no saben manejar y acaban consumidos por ellas..

Naturalmente no vamos a dar nombres ni de personas ni de grupos, como ya dijimos solo alertamos, no denunciamos. Su papel es de vital importancia dentro del actual campo oculto, de otro modo todos los que se dejan impresionar por estas falacias estarían llamando a otras puertas, para ver como se les niega la entrada hasta que estén preparados.                                                                                                Aunque por su naturaleza no pertenecen a credo alguno con el que compartamos nada, vamos a poner un ejemplo de renuncia para ilustrar el valor del conocimiento. ¿ Cuantos estarían dispuestos a pagar con una vida ese conocimiento ?, pocos son los monasterios, ya que pocas son las gentes capaces de entregarse de tal forma. Lugares de conocimiento en los que el pago a realizar es el más caro de todos.

Antaño, en un tiempo ya olvidado por la memoria de los hombres, los aspirantes esperaban varias lunas a las puertas del templo, con lluvia, frio, calor. De este modo demostraban su interés por lo que allí enseñábamos. Una vez dentro aun eran muchas las pruebas a las que debían someterse. De superarlas, el templo pasaba a ser su hogar, nada se les pedía a cambio salvo la entrega de su vida, de toda su vida. Hoy en día naturalmente nadie esta dispuesto a pagar precio semejante...”
                                ( Maestro virus )

1 comentario:

  1. Muy buen artículo, como todos los del blog. Muchas veces me pregunto perplejo como hay gente que confia tanto en los videntes televisivos y las pantomimas que montan. Me pregunto si alguna vez fueron verdaderamente brillantes en su campo o todo ha sido cuestión de buena autopromoción.

    ResponderEliminar