jueves, 7 de marzo de 2013

Modus Operandi.

                                                                                                      La humanidad ha evolucionado a través de cuatro principales estados de consciencia, o eones, y un quinto está en el horizonte. El primer eón emerge de la bruma del tiempo. Fue una era de Chamanismo y Magia cuando los gobernantes de los hombres tuvieron un firme control de las fuerzas psíquicas. Tales fuerzas confirieron un alto valor de supervivencia sobre el insignificante hombre desnudo viviendo en íntima comunión con los peligros de un entorno hostil. Esta forma de consciencia ha dejado su marca en las diversas tradiciones subterráneas de la brujería y la hechicería .”                                                                                                        ( Peter Caroll/ Liber Null )                                                                                      Haciendo eco de estas palabras nos preguntamos, ¿ como podemos hoy en día, inmersos en la vorágine de la vida moderna, acceder a un estado de gracia semejante ? Mágicamente hablando, no nos cansaremos de repetir que la practica de la magia no es algo que se haya de relegar a una actividad de fin de semana. Antes de que se me malinterprete, señalaremos que esto no implica en absoluto dejar de lado nuestras actividades cotidianas. Zambullirnos a tumba abierta en una dinámica de practicas continuas, meditaciones etc, dejando de lado nuestras obligaciones cotidianas, esto irremediablemente nos acarreará un seguro desastre. Se trata más bien de una actitud vital, si bien conlleva una cierta renuncia. Aunque bien mirado, más que renuncia se trata de un intercambio. Una cosa a cambio de otra. La practica de ejercitar la atención consciente, ya por si sola, es algo que nos reportará grandes beneficios en nuestro día a día. Puede parecer banal, pero son muchos los seres humanos que pasan sus horas de vigilia inmersos en una especie de ensueño, llevando a cabo toda suerte de tareas de forma mecánica y automática.


                                                                                                             Se trata más bien de integrar la “visión mágica “ en todas las actividades diarias. En otros artículos hemos llamado al atención al respecto de la fuerza de las palabras. Para cualquiera con cierto conocimiento sobre el tema, es evidente el grado de condicionamiento que se puede llegar a obtener, dirigiéndonos a los demás de un modo u otro. La forma en que empleamos el lenguaje, es uno de muchos ejemplos de como podemos integrar, esa “ actitud mágica “, a la hora de conducirnos en la vida. Otro ejemplo banal pero muy practico, es el acometer con entusiasmo las engorrosas tareas domesticas, puede fortalecer nuestra voluntad notablemente, facultad esta muy necesaria en magia. Repitámonos pues a nosotros mismos, que cada vez que llevamos a cabo alguna de estas tareas, no solo estamos llevando a buen termino una labor necesaria para con nosotros, ademas estamos fortaleciendo una habilidad que , por su naturaleza, nadie cuestionará su utilidad en el trabajo mágico. A pesar de lo simple que puedan parecer los dos ejemplos aquí expuestos, el que ya ha recorrido algo del camino podrá dar fe de lo que aquí se habla. Desde otra perspectiva y alcanzando un nivel de profundidad mayor, entraremos ahora en el tema del subconsciente. Es posible que esto que voy a decir, sea cuestionado por algunos, y que señalen que existen formas más suaves para conseguir lo mismo que apunto. Es cierto, no lo discuto en ningún momento. Soy plenamente consciente de ello, pero como ya he dicho en otros artículos, tiendo a comentar las cosas desde la experiencia y lo vivido, es por eso que lo que señalo como valido, es así, por haberlo experimentado en mi propia carne. Esto no excluye el que para otros, existan formas más dúctiles de obtener iguales resultados. Es cada cual el que ha de encontrar los métodos que mejor se ajusten a su naturaleza personal.


                                                                                      Yo tiendo a evitar alimentar mi imaginación y mi mente con toda suerte de banalidades y estupideces superfluas. Hay una diferencia notable entre conectar el televisor puntualmente, o pasar largas horas delante del mismo visionando contenidos de dudosa valía. El sistema tiende a vomitar continuamente, a través de los medios de difusión, mensajes de consumo, miedo, control, manipulación mediática y alienación en todas sus formas. Mal que nos pese, estos arraigan en mayor medida de lo que nos pensamos en nuestro subconsciente. Si estamos demasiado preocupados por lo que poseemos y compramos, por la tecnología o aplicaciones de nuestros móviles, por el desarrollo de la liga de fútbol, por compartir en exceso contenidos estúpidos a través de la red, etc, es tiempo que le restamos al desarrollo de una psicología adecuada para la practica mágica. Nótese que no estoy haciendo un llamamiento al autismo social, no se trata de enclaustramos como monjes de clausura, se trata de ser consecuentes con aquello que queremos vivir. Si es que queremos llamarnos magos... Cualquier practicante de alguna de las muchas disciplinas deportivas puede servirnos como un ejemplo mundano de esto. A buen seguro en ocasiones saldrá de copas como todo el mundo, pero ciertamente con una frecuencia menor. Es muy probable que coma de todo, pero naturalmente su dieta incluirá en menor medida determinados platos. No esta renunciando a nada, esta cambiándolo por unos resultados en aras de unos objetivos a lograr dentro de su actividad deportiva. Cambiemos una conversación sobre un reallity show, por un intercambio de impresiones en un foro con otros practicantes de magia, una noche de copas por una comida en el campo, un film de acción, por un documental sobre las muchas formas de culto extrañas a lo largo del mundo, y así sucesivamente.. En el articulo de licantropía veíamos el testimonio de alguien que había experimentado semejante transformación, solo podemos llegar a imaginar las consecuencias, que para la psique de dicho individuo, habría tenido el obsesionarse con tal practica. Por otra parte podemos asegurar que para alcanzar dicha transformación, es necesario un trabajo mental importante. En mi caso concreto, trabajando ciertas practicas, experimenté regresiones atávicas,( Regresión Atávica articulo ) huelga decir que, por lo intenso de lo experimentado, no se me ocurriría obsesionarme con dichos resultados, solo es parte de un todo que es la magia, y como parte de algo, es un medio para llegar a un fin, no un fin en si mismo...                                                                                                                              “ Todas las criaturas que sobre la tierra existen, son en si mismas perfectas, pues esta en su naturaleza el serlo, el ave, el lobo, el pez, el árbol, son lo que son durante toda su existencia. Es labor del mago , si es que como tal quiere ser visto, serlo durante toda su vida, cada hora, cada día, cada segundo, hasta el fin de sus días..”                                                                                                                                                      ( Maestro virus )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada