martes, 12 de febrero de 2013

Practica diaria.

                                                                      Hoy vamos a realizar una breve reflexión al respecto de una pregunta que a menudo se nos plantea: ¿ cuan a menudo debemos practicar la magia ?. La repuesta es muy sencilla, simplemente a diario. Para todos aquellos que piensan que la practica de la magia se limita a la elaboración de rituales o trabajos la respuesta es no. Aclaremos algo: la magia es como cualquier otra cosa, la practica continuada lleva a la maestría. Pero no nos engañemos, como vimos en uno de los artículos anteriores ,“ La visión de la noche “, la magia es algo que requiere de muchas habilidades y muy diversas. Acometer la realización de ciertas formas de magia, sin la preparación adecuada, solo nos acarreara fracasos y sinsabores, y en el caso de obtener éxito, muy probablemente traerá resultados que escaparan a nuestro control. La realización de rituales es solo uno de los muchos aspectos de la magia, pero ha de estar subordinado a un entrenamiento previo. Nadie corre una maratón sin haber entrenado antes, salvo que busque acabar en un hospital, con la magia ocurre lo mismo. Ser un practicante de magia es algo serio, es una forma de vida, es un camino, es una opción, no una pose de fin de semana. Lo ultimo es valido para adolescentes que gustan de fantasear con estas cosas entre sus amigos, no de quienes alcanzan, a intuir siquiera, la magnitud de lo que perciben como magia. Existen muchas formulas y practicas para alcanzar esto, nosotros conocemos algunas, desconocemos otras muchas. Daremos aquí una sugerencia sencilla. Lo deseable sería que el practicante, al margen de su trabajo en el templo, practicara alguna de las muchas formas de trabajo con energía. Los seres humanos han desarrollado a lo largo de su historia, toda suerte de practicas diversas para mover la energía interior que todos los humanos poseemos. Esta energía ha recibido diversos nombres, en función de la tradición o cultura que ha desarrollado dicha practica. Ki, Prana, Chi, Vril, Kia, cada método la denomina de un modo, más todas hablan de lo mismo. El despertar de Kundalini, la serpiente, el aliento del dragón. Existen algunas practicas sencillas, como los ejercicios de “Enraizamiento “ de la practicas de brujería wicca, o los ejercicios de visualización de la kundalini, a través de los Chakras, de muchas formas de yoga. El método escogido para estos ejercicios energizantes es lo de menos, depende en gran medida de la afinidad del practicante con uno u otro sistema. Lo primordial es que se lleven a cabo a diario.
 
                                                                                     Existen otras muchas practicas que es deseable que se lleven a cabo de forma diaria, pero dependen en gran medida de la tradición escogida y no las abordaremos aquí. Baste decir que la simple realización de unos de estos sencillos ejercicios de movimiento de energía, de forma cotidiana, han de servirnos para no perder contacto con nuestra personalidad mágica, con nuestro “Maestro interior “, por denominarlo de un modo genérico e imparcial. Es obvio por otra parte, que la practica de cualquier disciplina encaminada a dirigir, controlar, y magnificar dicha energía, lejos de molestarnos, enriquecerá notablemente nuestro potencial mágico. Yoga, tai-chi, Reiki, por citar solo algunos de los más conocidos, son absolutamente validos para el propósito aquí nombrado. Es de necios el menospreciar los beneficios evidentes, que para cualquiera, tienen estas disciplinas en su vida diaria. Más aun para los practicantes de magia. Cualquier actividad de las muchas que llevamos a cabo a lo largo del día, entraña un gasto energético. El simple hecho de hablar acarrea un gasto energético importante, agravado, por ejemplo, si nos vemos inmersos en algún tipo de discusión, algo de lo que podrá dar fe cualquiera. Es por ello que es sustancialmente importante llevar a cabo, de forma cotidiana, algún tipo de ejercicio destinado a mover nuestra energía, si ademas va acompañado de alguna visualización o meditación tanto mejor. De este modo iremos incorporando a nuestra persona, el habito y la disciplina necesarios para abordar en un futuro, trabajos de un mayor calado con unas ciertas garantías de éxito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario