martes, 22 de enero de 2013

Silencio


                                                                           Los secretos del mundo se cuentan con susurros. “                                            ( Anonimo )
 Silencio, esa tan a menudo mal entendida palabra.   ¿ Para que sirve el silencio en nuestro camino ?. Tradicionalmente, el silencio a formado parte del conjunto de enseñanzas destinadas a guiar al hombre hacia estados de conciencia superiores. Un silencio de calidad, es necesario para que empezemos a formularnos preguntas sobre nosotros mismos. En la soledad, nos vemos enfrentados a las preguntas que nos formulamos, y a sus respuestas... Una mente que continuamente es un torbellino de pensamientos, que ni por un breve momento es capaz de ordenar el flujo de sus pensamientos y dirigirlos en la dirección deseada, es una mente incompleta. Un silencio de calidad es necesario. Debemos ser capaces de centrar toda nuestra atención en el aquí y el ahora. El presente, es la única franja espacio temporal sobre la que tenemos control. Es la responsable de lo que será nuestro futuro y consecuencia de nuestro pasado. Pocas personas existen, capaces de concentrarse y aislarse de un modo tal, que les permita estudiar en un discoteca. Si nos resulta fácil hacerlo en un entorno adecuado como cualquier biblioteca. La mente y sus pensamientos funcionan igual.
                                                                     Muchos son los ejemplos de hombres que se retiraron del mundanal ruido y volvieron con un mensaje que cambio el mundo. Fueron en busca del silencio. La interpretación que de sus credos se hizo después, la llevaron a cabo gentes con la cabeza llena de ruido. Esta breve reflexión ha de servirnos para preguntarnos ¿ cuanto silencio soy capaz de reunir a mi alrededor en un momento dado? , ¿ Cuan a menudo lo hago ?. Descubriremos, casi con seguridad, que es poco. La posibilidad de escoger uno u otro camino es enteramente nuestra, pero los pensamientos que nos aconsejan a la hora de escoger pueden no pertenecernos totalmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada